Ruta maya por Chiapas: de Palenque a Yaxchilán

Destinos 20 julio, 2020

Travesías Media / Ritta Trejo

Esta ruta te llevará a descubrir las joyas arqueológicas mayas del sureste mexicano y a perderte en su exuberante selva.

Esta ruta maya puede empezar en Palenque o, para los que tengan tiempo y ganas de explorar un poco más, en Villahermosa, Tabasco. Los que elijan la capital tabasqueña como punto de partida tienen que aprovechar para acercarse al Parque-Museo La Venta y hacerles una visita a las espectaculares cabezas olmecas. Luego habrá que recorrer los 140 kilómetros que la separan de Palenque (poco más de dos horas en coche).

Palenque

Palenque es uno de los sitios arqueológicos mayas más importantes del país, y uno de los más hermosos. A lo largo de la pequeña carretera que conecta el pueblo con la zona arqueológica, los viajeros encontrarán hoteles y hostales de todo tipo. Quienes tengan un presupuesto limitado pueden preguntar por El Panchan, donde tienen opciones para dormir que van desde una cabaña hasta una hamaca (su restaurante, Don Mucho’s, es muy recomendable), mientras que los que tengan un presupuesto más grande tal vez prefieran Boutique Hotel Quinta Chanabnal.

Para la visita a Palenque, la recomendación es anotarse bien temprano, porque el sitio es muy grande y toma más de una mañana recorrerlo con calma. Además, por tratarse de un destino selvático, el calor suele ser intenso y en temporada de lluvias hay que considerar que las tardes muchas veces hay que descartarlas (si se puede, es mejor dividir la visita en dos días).

La siguiente parada es Bonampak. Este sitio arqueológico se encuentra enclavado en la Reserva de la Biosfera Montes Azules, dentro de territorio lacandón y, por eso mismo, para acceder, hay que hacerlo en un vehículo de la comunidad. Lo más sencillo es comprar un tour desde Palenque y no complicarse la vida. Aunque el sitio es pequeño, guarda los murales mayas mejor conservados.

El último punto de esta ruta maya es Yaxchilán, sin duda el sitio arqueológico más remoto, al borde del río Usumacinta. Para llegar hay que hacerlo por el río, y de hecho es necesario llevar pasaporte, porque en un punto se llega a cruzar la frontera con Guatemala. De nuevo, no hace falta complicarse: en Palenque se puede contratar una expedición de un día para hacer el recorrido. El sitio parece escenario de una película, pues las ruinas mayas conviven con la vegetación selvática. Uno se siente realmente en otro planeta, muy lejos de la civilización.

Yaxchilán

Artículos Relacionados