Las 11 estaciones de tren más bonitas del mundo

Destinos 18 marzo, 2021

Viajar en tren es uno de los grandes placeres de la vida, pero es mejor todavía si al llegar o salir uno se encuentra con alguna de estas bellísimas estaciones.

Gare du Nord, París

Inaugurada en 1864, la estación más importante de la capital francesa es un magnífico edificio que atiende cada año a 200 millones de pasajeros que entran o salen de la ciudad a través de las 31 vías. El edificio es todo aquello que uno esperaría de una estación clásica: un amplísimo techo de dos aguas, elegantes columnas y grandiosos ventanales que reciben por todo lo alto a los viajeros.

Atocha, Madrid

Lo que nos gusta de este magnífico edificio que atiende a la capital española, conectándola con toda la península ibérica, no es solamente su estilo señorial de otra época sino la remodelación contemporánea que convirtió los espacios interiores en preciosos y exuberantes jardines, un verdadero lujo para el que viaja y encuentra aquí un remanso de paz rodeado de vegetación.

Grand Central, Nueva York

El ícono internacional de “cómo debería verse una estación de tren”: la estación de Nueva York ha quedado marcada en el imaginario colectivo por la gran cantidad de series y películas que se han filmado aquí, muy especialmente en el hall con el reloj central. Es tal la magnitud de los espacios que ni siquiera en un día muy concurrido se notan las aglomeraciones.

Chhatrapati Shivaji Terminus, Bombay

Si tuviéramos que elegir una estación por su belleza, ésta podría ser la número uno. El extravagante y hermoso estilo arquitectónico tiene nombre, se le llama indio sarraceno, y se caracteriza por el uso de elementos neogóticos y neoclásicos con elementos hindúes. El resultado es único, y se popularizó sobre todo hacia finales del siglo XIX.

Antwerpen-Centraal, Anvers

Si a algún viajero no le quedaba clara la importancia de esta ciudad belga, seguramente al llegar a su estación de tren le quedará claro que este fue y es uno de los centros más importantes para el comercio de diamantes, entre muchas otras cosas. Su estilo es imposible de definir: hay mucha piedra, pero también mucho mármol en los interiores, escalinatas amplísimas y una espectacular cúpula central.

St. Pancras, Londres

Aunque la capital inglesa tiene varias estaciones en servicio, esta seguramente es la más espectacular en su estilo y su tamaño, no por nada es hogar del Eurostar, el tren que conecta la isla con el continente a través de un túnel marino. El estilo original —gótico victoriano— nos habla del esplendor de la época, con un hall principal que se extiende ante el viajero que la visita por primera vez. 

Estação do Oriente, Lisboa

Obra del español Santiago Calatrava, el sencillo diseño del techo de esta estación la convierte en una escultura utilitaria: un paisaje de árboles de metal que cubren las vías convierte un sitio cualquiera en pura poesía arquitectónica. Se trata de una estación relativamente pequeña pero muy popular entre los fanáticos del arquitecto (de hecho, lo ideal es aprovechar y visitar también el Pabellón de Portugal Expo 98, obra de Álvaro Siza).

Estación de Liège-Guillemins, Lieja

Otra para los entusiastas de la arquitectura, y también de Calatrava. Una espectacular estructura de acero que le regala a la estación una cubierta, sin principio ni fin, sin fachada ni puertas. Se trata de nuevo de una pieza que roza la escultura, y que consigue espacios abiertos y amplios que no utilizan columnas. Una obra de arte en sí misma.

Gare d’Orsay, París

Cuando se inauguró, en 1900, ésta fue la primera estación de trenes del mundo que tuvo energía eléctrica. Ubicada a un costado del río Sena y con un hotel en su interior, fue en su momento una de las más importantes estaciones de París, pero con el paso del tiempo fue perdiendo relevancia hasta que en los años setenta el gobierno decidió transformarla en un museo. Hoy, en su interior, en lugar de trenes, los viajeros encontrarán la colección de arte impresionista más valiosa del mundo.

Kanazawa

Los viajeros que llegan a Kanazawa por tren tienen un gran recibimiento: un hermoso arco de madera corona a la que muchos consideran la más bonita estación de Japón. El arquitecto, Ryuzo Shiroe, se encargó de diseñar un domo de vidrio con más de 3,000 piezas que cubren las vías mientras que el Tsuzumi-mon, o arco de madera, hace las veces de puerta de entrada.

Southern Cross Station, Melbourne

El espectacular diseño de la estación está inspirado en las dunas de arena: el techo, con curvas que suben y bajan, se extiende a lo largo de una manzana completa y se sostiene con un sencillo sistema de columnas de acero. En el interior los espacios son muy amplios, y con mucha ventilación, mientras que desde el exterior, y desde las alturas, el techo de metal se ha convertido en un elemento más del paisaje. 

Convierte tus Puntos Premier en un viaje por el mundo que sea inolvidable. 

Getty Images


Artículos Relacionados