¿Vacaciones en Whistler? Lo que no te puedes perder además de esquiar

Destinos 13 diciembre, 2020

Seguramente al pensar en Whistler, Canadá imaginas montañas repletas de nieve y personas deslizándose por ellas en una enorme alfombra blanca. Por supuesto, se trata de un espectáculo divertido y con un gran escenario, pero en esas anheladas vacaciones en Whistler te has preguntado ¿Qué más se puede hacer?

Por: Julio García Castillo / El Souvenir

Este destino ofrece una gran lista de actividades que puedes realizar cuando todo se viste de blanco, pero también cuando el calorcito pone al destino lleno de color. Prepárate para el deporte, para relajarte en algún spa y caminar por el bosque.

Ahora toma nota porque hay mucho por hacer.

Paseo en góndolas

Las góndolas son pequeños teleféricos capaces de transportar hasta 8 personas en su interior. Estas te llevaran a la parte alta de la montaña en donde podrás elegir la actividad que vas a realizar.

Si no vas a esquiar, te sugerimos abordar las góndolas que tienen un cristal en el centro que permite apreciar el panorama de bosque alpino mientras te encuentras ascendiendo.

Al llegar a la cima vas a tener una vista increíble de 360° ideal para tomar fotografías, visitar las tiendas y restaurantes. Si llevas tus esquíes o tabla de snowboard, este es el punto para tomar el lift que te llevará a la diversión.

Tirolesas ¿en la nieve?

Para realizar esta actividad no necesitas ser experto, solo un poco de valor ya que la adrenalina se experimenta a toda velocidad entre las copas de los árboles.

Debes saber que antes de antes de lanzarte por los aires, una camioneta todo terreno te llevará cuesta arriba hacia una cabaña en donde los guías te darán instrucciones de cómo será la experiencia.

Estarás listo para recibir tu equipo que consta de un arnés, una polea, un casco y muchas ganas de gritar.

El recorrido incluye 7 tirolesas con distintos grados de dificultad, habrá puentes colgantes y una que otra sorpresa. Te recordamos que te detengas a apreciar el entorno porque los escenarios del bosque son de postal.

La duración aproximada del recorrido es de 3 horas. Te dejamos aquí un video de El Souvenir para que sepas cómo es la experiencia.

Velocidad sobre ruedas

Otra de las actividades para los mas aventureros son las snowmoviles, vehículos motorizados para la nieve cuya ventaja es deslizarte perfectamente ya que tienen unos esquíes integrados.

La aventura es muy divertida sobre todo si vas con tus amigos para demostrar quién tiene más destreza para manejar este vehículo sobre la nieve.

Recuerda seguir los senderos y respetar la reserva natural en todo momento. Si vas a Whistler lo justo es deslizarte como los grandes.

Como si se tratara de una película. ¡Un paseo en trineo!

Y hablando de nieve, ahora imagínate recorrer estos maravillosos escenarios a bordo de un trineo conducido por perros esquimales de Alaska. Te sentirás como un local con las costumbres ancestrales.  

Ahora que lo deseas, hay un paseo más tranquilo pero ahora tu trineo será jalado por caballos percherones que te llevarán entre los árboles en un paseo de contemplación por un par de horas.

¿Cuántas veces viste postales nevadas parecidas a esta imagen? Pues es momento de protagonizar la mejor foto de tu álbum.

Camina sobre raquetas de nieve

Quién iba a pensar que esto era real, cuando solo lo habías visto en las historietas o dibujos animados; caminar en la nieve sin hundirte tiene su ciencia.

Para ello requieres de estas paletas especiales son parecidas a una raqueta de tenis y las cuales han sido diseñadas para dar un paseo sobre la nieve.

Solo tendrás que colocarte el equipo, abrigarte bien y pasar una tarde agradable en compañía de tus amigos y familia. Ahora sabrás cómo caminan los pingüinos.

Hora de la aventura, ¡A descender por el río!

Otra de las actividades que puedes contratar en cualquier operador de tours en la villa de Whistler es el descenso en rio o rafting.

Este deporte no requiere de mucha experiencia, solo será necesario que te coloques el equipo de seguridad (casco y chaleco) y agarres bien fuerte tu remo para navegar contra la corriente.

Pon mucha atención a las instrucciones de tu guía quien te indicará la mejor manera de navegar, sube a la balsa y prepárate para darte un buen chapuzón.

Obviamente esta actividad aplica para temporadas de primavera y verano. Hasta aquí las experiencias de aventura las puedes contratar con algún operador local como The Adventure Group.

Una tarde cultural

Si lo tuyo son los museos, la Villa de Whistler cuenta con dos museos muy interesantes.

El primero de ellos es el Squamish Lil’wat Cultural Centre, museo de arquitectura moderna basada en materiales y conceptos de las casas de campo de las culturas del norte Lil´wat y Squasmish.

Ambas culturas están representadas aquí con sus costumbres, tradiciones y cosmogonía, además de sus instrumentos, artículos, vestimenta y artesanía.

No pueden faltar las grandes esculturas de madera tipo totems que te dejan sin aliento al mostrarte el respeto que tienen respecto a la naturaleza y a los seres que habitan en el bosque.

Por otro lado se encuentra el Audain Art Museum, un espacio lleno de arte moderno con colecciones itinerantes de todo el mundo.

En sus salas podrás apreciar obras de Emily Carr, una artista y escritora que se basa en los indígenas de la costa noroeste del pacífico para sus creaciones.

Vale la pena la colección de máscaras del siglo XIX y aquella que muestra las fotos de canadienses altamente reconocidos por sus aportaciones a la cultura.

Dedica un tiempo para consentirte en el Scandinave Spa

Y después de las actividades deportivas y de entretenimiento, ¿Qué tal una sesión de relajación en las aguas termales del Scandinave Spa. Un centro holístico y de sanación física.

Este lugar esta ligado con los tratamientos para el cuerpo, masajes deportivos y relajantes; además podrás experimentar de otras disciplinas como hidroterapia, meditación y yoga, como parte de la experiencia.

Bien vale la pena pasar un rato en las albercas al aire libre con distintos grados de temperatura, los saunas y los cuartos de relajación; no olvides guardar silencio, principal regla para que la experiencia sea de completo descanso.

Tiempo de compras

Como Whistler es una villa alpina, no puede faltar la visita a las más de doscientas tiendas para comprar ropa de invierno, souvenirs, artesanías, zapatos, antigüedades, joyería, arte y juguetes. Te vas a querer llevar todo.

Además, hay pequeños supermercados, cafeterías, heladerías ¡sí helados! Y hasta pizzerías. Todo esto viene a complementar la gama de hoteles y restaurantes del destino. 

Ahora ya sabes que un centro de esquí es para todos, no te vas aburrir viendo a otros viajeros esquiar, al contrario, pedirás que tus vacaciones por Whistler duren más días.

Si deseas más recomendaciones de viajes por el mundo, consulta el portal turístico elsouvenir.com y como dicen ellos: ¡Nunca dejes de viajar!


Artículos Relacionados