Viajes que hay que hacer al menos una vez en la vida: Angkor Wat

Cultura 28 octubre, 2020

Getty Images

Como salidos de una película, los templos de Angkor Wat son una gigantesca ciudad en medio de la selva que espera a ser descubierta.

Los fans de Tomb Raider seguro que reconocen en un instante los templos de Angkor Wat, medio cubiertos por árboles y raíces. De hecho, cuando Angelina Jolie estuvo en Camboya interpretando a Lara Croft se enamoró perdidamente del país (su hijo Maddox es camboyano). Esta fascinación por Camboya se explica por la calidez de su gente, que a pesar de haber vivido una terrible guerra civil hace muy poco recibe siempre al viajero con auténtico gusto.

Aunque la hoy capital, Phnom Penh, bien vale un par de días de exploración, la joya de Camboya es Angkor Wat, un complejo de templos hinduistas de más de 160 hectáreas, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y, oficialmente, la estructura religiosa más grande que ha construido el ser humano (originalmente estaba dedicado a Vishnú). Se trata, en realidad, de la antigua capital del Imperio jemer, que floreció entre los siglos IX y XV, donde se calcula que vivieron unas 20,000 personas.

Angkor Wat

Los restos de esta gran ciudad de templos se extienden en las afueras de Siem Riep, una ciudad al borde del lago Tonlé Sap. El turismo es la fuente principal de la economía en esta zona, donde los viajeros encontrarán espectaculares hoteles y cientos de restaurantes, cafés, tiendas y galerías.

Tratándose de un complejo tan grande, explorarlo toma más de un día. Por eso es mejor pasar aquí alrededor de una semana e intercalar las visitas a los templos con paseos por la ciudad y a los pueblos que se encuentran sobre el lago.

Hay que contratar a un guía para hacer la visita, si no todos los días, sí el primero. Los guías conocen bien el terreno y además saben exactamente a qué hora y dónde hay más turistas, lo que hace toda la diferencia al momento de hacer el recorrido, pues hay muchos grupos grandes que entorpecen el flujo, a pesar de que los espacios sean muy grandes.

Vale la pena madrugar un día para ver el amanecer en los templos; llevar siempre zapatos cómodos, porque las caminatas son largas, y nunca llevar comida, porque hay muchísimos changos que ya saben que los turistas se despistan y al menor descuido ya están encima de los viajeros.

Para llegar a Camboya hay que hacerlo vía China o Tailandia, lo que implica un par de escalas seguramente, te recomendamos cuatro básicos de Bangkok. Para extender el viaje y aprovechar la visita al país, el viaje podría continuar embarcándose en el río Mekong y haciendo todo el recorrido hasta llegar a Vietnam.


Artículos Relacionados