Napa Valley

Viaje a Napa Valley: perderse entre los viñedos

Gastronomía 1 octubre, 2020

Si alguna vez pensaste en hacer un viaje a Napa Valley, aquí te contamos qué viñedos hay que visitar, pues cada uno tiene un estilo singular que lo hace un rincón único entre los paisajes de este destino.

En California, la cultura del vino forma parte del estilo de vida. Por los años setenta y ochenta, viticultores viajaron a Europa para aprender todo lo necesario acerca de vinos y bodegas, y así aprovechar sus conocimientos para emplearlos con un sello propio en Napa Valley.

Napa Valley, al norte de San Francisco, es la región vinícola más antigua en California. Una de las muchas razones por las cuales el vino de Napa es espectacular se debe a su clima mediterráneo que, junto con la riqueza de la tierra, permite el crecimiento de una gran variedad de uvas. Por esa razón, la mejor época para disfrutar vino y paisajes en Napa va desde agosto hasta noviembre, aunque en realidad Napa espera a los viajeros todo el año con su especial encanto.

Para llegar lo ideal es volar a San Francisco y desde ahí rentar un auto y hacer el recorrido que toma poco más de una hora y media, pasando Oakland, Berkeley y la Bahía de San Pablo.

Domaine Carneros

Este viñedo fue fundado por los Taittinger, quienes también crearon la deliciosa, y famosa, champaña. Dentro de sus instalaciones se puede disfrutar vinos elaborados con uva pinot noir, mientras se admira el imponente chateau inspirado en una mansión francesa con arquitectura del siglo XVIII, perteneciente a la misma familia.

Beringer

Es la casa de vino más antigua de Napa, la cual se fundó en el siglo XIX Tienen una gran extensión de viñedos, donde se producen distintos tipos de uva, desde la clásica cabernet sauvignon hasta la suave merlot. La arquitectura y los paisajes hacen que una visita no sea sólo un deleite al paladar, sino también a la vista.

Mumm Napa

Los amantes del vino espumoso gozarán cada segundo dentro de Mumm Napa. Una mezcla del estilo francés con el californiano, esta casa de vino trabaja con uvas pinot noir, chardonnay y pinot meunier, con un toque de burbujas para hacerlo más especial. Además de la delicia de sus vinos, desde el viñedo puede admirarse una increíble vista a las montañas Mayacamas.

Hall St. Helena

Para acompañar cada copa de vino, la naturaleza y el arte crean un encantador escenario. En sus campos e instalaciones pueden encontrarse piezas de arte contemporáneo. Por ejemplo, Bunny Foo Foo, una escultura de conejo hecha de acero inoxidable por el artista Lawrence Argent.

Santa Helena

Quixote Winery

El impresionante diseño de sus bodegas se suma a la experiencia de su vinos. El espacio fue creado por el arquitecto austriaco Friedensreich Hundertwasser, quien tomó como inspiración el trabajo de Gaudi en Barcelona. Las cosechas de sus viñedos son totalmente orgánicas y evitan el uso de fertilizantes y pesticidas para mejorar la calidad de sus uvas.

Después de darle la vuelta al valle se puede regresar a San Francisco por el otro lado, entrando a al ciudad por el Golden Gate National Recreation Area. Antes de cruzar el famoso puente hay que hacer una escala en el pueblo de Sausalito y disfrutar las vistas de la bahía desde ahí.

También echa un vistazo a los vinos mexicanos.

Getty Images


Artículos Relacionados