Londres, Shakespeare y sus teatros

Cultura 31 marzo, 2022

Claudio Lafarga –el actor que coronó su carrera con la serie de ficción XY. La revista– nos habla sobre el teatro inglés y sus recintos favoritos para admirarlo.

Mi amor por el teatro viene desde la secundaria, tuve la fortuna de tener como maestro a Carlos Aragón y desde ahí me enamoré. Estudié Comunicación en la Ibero, pero al terminar supe que quería dedicar mi vida a la actuación, así que me inscribí en la Escuela Nacional de Teatro de Bellas Artes, y aquí estoy.


A Londres fui por primera vez en 2003 y conocí el Shakespeare’s Globe Theatre, me tocó ver Sueño de una noche de verano y, sin duda, me marcó. Regresé en 2012 porque formaba parte de la Compañía Nacional de Teatro, que fue invitada al festival Globe to Globe para representar Enrique IV, primera parte. Nunca hubo otra edición de dicho festival, su intención (más que cumplida) fue demostrar el impacto de Shakespeare alrededor del mundo y experimentar cómo suenan y se adaptan sus obras en distintos idiomas. Mi nombre fue el último cuando anunciaron a los participantes, sentí una emoción indescriptible. La presentación fue increíble, actuar en el Shakespeare’s Globe me causó una sensación de adrenalina y emoción que no sé si alguna vez volveré a sentir. Nos aplaudieron por minutos, fue un éxito. Lo escribo y me vuelvo a emocionar. Antes de estrenar en Londres, Luis de Tavira –que era director de la CNT– mandó construir un teatrito itinerante basado en el Globo, al que nombró La Corrala del Mitote. Nos puso a dar tres semanas de funciones de la obra en la plancha del Zócalo y, ¡wow!, fue una maravilla. Sin micrófonos, muy demandante y con el sol encima, pero valió la pena. 

Aunque nunca he vuelto a actuar en Londres, ni tampoco he vuelto a visitarla, sigo muy de cerca su cartelera y me apasionan mucho el tema shakespeariano y sus teatros. La sociedad inglesa –me atrevo a decir– es una civilización nacida con el teatro, y después de Shakespeare y la época isabelina, se volvió un punto de referencia cultural para el mundo. 


Para quien visite Londres y le interese el teatro, aquí van mis mejores recomendaciones:

La sociedad inglesa –me atrevo a decir– es una civilización nacida con el teatro, y después de Shakespeare y la época isabelina, se volvió un punto de referencia cultural para el mundo. 

Old Vic 

Este teatro, que funciona desde 1818, fue administrado por un conde y luego por la mismísima reina Victoria (de ahí su nombre). Cercano al metro Waterloo, en 1929 empezó su propia compañía. 33 años después, Laurence Oliver decidió crear la Compañía Nacional de Teatro con sede en el Old Vic (hasta 1976, año en que se mudó al Royal National Theatre). Es un teatro conocido por su contenido experimental. Aunque tiene fama de que siempre está sold out, la realidad es que tienen mil asientos que llenar en cada función, así que no es tan difícil encontrar lugar si los boletos se reservan con tiempo.

The Old Vic


Young Vic 

Obviamente no es una coincidencia que se llame así. Este teatro nació con la idea de apoyar al talento joven. Sus tres pilares son: aprendizaje, participación y teatro de barrio, y sí que los cumplen. Regalan un porcentaje de los boletos en todas sus funciones y dedican su contenido a un tema cada año. El año pasado fue hogar, historia y herencia, y este año se lo están dedicando a la libertad de expresión.

Royal Shakespeare

Aunque está a poco más de dos horas de la capital, quien sea un apasionado de Shakespeare y visite Londres debe hacer el viaje a Stratford-upon-Avon, el pueblo que vio nacer al gran dramaturgo. Además de ser un lugar encantador, el teatro, inaugurado en honor a él más de dos siglos después de su muerte, ha sido transformado y renovado en muchas ocasiones. La última sucedió en 2011, y fue la propia reina quien reinauguró este espacio que, aunque hoy ya no dedica su contenido exclusivamente a Shakespeare, vale mucho la pena conocer.


Royal National Theatre

También llamado National Theatre a secas, tiene sede en el South Bank, en el municipio de Lambeth, y es la sede de la Compañía Nacional de Teatro desde mediados de los años 70. Tiene tres auditorios: el Olivier, para 1,160 espectadores; el Lyttelton, para 890, y el Cottesloe, para 460. Su cartelera es bastante ecléctica; bien puede presentar una obra clásica, un musical o teatro experimental. El edificio en sí es digno de visitarse. Además, su restaurante, el House Restaurant, tiene muy buenas reseñas. Durante la pandemia lanzó National Theatre at Home, una especie de Netflix, pero de teatro, y aunque tenemos la idea de que el teatro es para verlo en vivo, sinceramente me sorprendió, está muy bien hecho. 

The Royal Court Theatre

Royal Court/ Helen Murray

A un costado de la estación de metro Sloane Square, se encuentra este teatro cuya fachada es lo único que queda del edificio original, pero han hecho un increíble trabajo de reconstrucción en su interior. Su objetivo principal es la promoción del teatro contemporáneo. Tiene también un programa para escritores jóvenes (menores de 25 años), una especie de semillero para autores recién salidos de la carrera, que les brinda una gran exposición. En su interior, la Samuel French Bookshop vende principalmente libros de dramaturgia inglesa y norteamericana; su gerente, Simon –quien lleva trabajando más de 30 años en el local–, tiene fama de saber más que nadie sobre el tema. 

The Glow en Royal Court / Manuel Harlan

El Shakespeare’s Globe es un teatro para el pueblo: quien quiera pagar barato va a ver la obra de pie y quien tenga más presupuesto la podrá ver sentado, pero me encanta que hay lugar para todos.

Shakespeare’s Globe

No podía dejar a este teatro fuera de mi lista. Es donde me presenté y siempre le tendré un cariño especial. Su historia es muy linda: el autor y director de cine Sam Wanamaker fue a Londres en busca del Teatro de Shakespeare y, al llegar, sólo encontró una placa que hacía alusión al dramaturgo. Lejos de decepcionarse, se propuso crear él mismo el teatro de Shakespeare, consiguió los fondos para hacerlo y he aquí su creación. El Shakespeare’s Globe es un teatro para el pueblo: quien quiera pagar barato va a ver la obra de pie y quien tenga más presupuesto la podrá ver sentado, pero me encanta que hay lugar para todos.

Shakespeare’s Globe


Open Air Regents Park

En el parque homónimo, se desarrolló este proyecto para presentar teatro al aire libre. Me recuerda al teatro griego, tiene una ladera natural como en butacas, está muy interesante y original. 

La propuesta cultural de Londres es vastísima, aquí puedes leer más sobre su divertida escena de arte urbano. Si quieres conocer esta increíble ciudad, recuerda no dejar un solo Punto fuera al viajar. Inscríbete gratis aquí para ser parte de Club Premier y recibir todos sus beneficios.

Biografía

Claudio Lafarga es un actor mexicano que ha destacado en cine, teatro y televisión. Su carrera despegó con la serie televisiva XY. La revista, que le trajo la identificación del público masivo y proyectos importantes. Por dicha serie, fue nominado como mejor actor de serie dramática en la edición 51 del Festival de Televisión de Montecarlo. En cine, ha tenido papeles protagónicos, destacando los de las cintas El que busca encuentra y Alicia en el país de María. Fue miembro del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro durante el periodo 2010-2012. Su experiencia teatral también incluye los montajes: Shopping and Fucking, Durante la noche, Déjame entrar, El secuestro de la Cuquis y Un corazón normal, entre otros. 


Instagram: @claudiolafarga


Artículos Relacionados