Canal de Panamá

Asomarse al espectáculo del Canal de Panamá

Destinos 20 octubre, 2020

Tiene más de un siglo y continúa siendo una de las obras de ingeniería más importantes de la Tierra. Te invitamos a descubrir los 82 kilómetros más asombrosos del continente.

Ya desde el aire el viajero nota algo especial al acercarse al Aeropuerto de Tocumen, en Panamá. Cuando la ciudad aparece en el horizonte de la ventanilla sorprende la cantidad de edificios y rascacielos que se extienden en la línea de playa y también los cientos de barcos en el mar. Ninguna de estas cosas es casual. Panamá es uno de los centros financieros más importantes del continente, gracias al Canal; de hecho, todos esos barcos que se ven desde el avión están esperando entrar y cruzar al otro lado, a Colón (el puerto del lado Atlántico).

El Canal se inauguró en 1914, después de más de 30 años de trabajos muy complicados en una obra de ingeniería que se enfrentó no solamente a un terreno difícil, sino a un clima extremo y una serie de enfermedades (como la malaria y la fiebre amarilla) que dificultaron mucho el proyecto y les costó la vida a cientos de trabajadores.

Canal de Panamá

Para entender realmente el trabajo detrás del Canal, lo mejor es acercarse a las esclusas de Miraflores, las más cercanas a la Ciudad de Panamá, donde además de ver pasar los barcos hay un museo de sitio que explica a detalle la complicada ingeniería detrás de la obra.

Si tuviéramos que explicar el Canal de manera muy sencilla, podríamos decir que las esclusas funcionan como una especie de elevadores que suben o bajan los barcos. En total hay cinco conjuntos de esclusas y su tamaño determina las dimensiones de las embarcaciones. Se conoce como Panamax a la medida máxima que puede tener un barco para cruzar (y eso equivale a 30 metros de ancho o manga y casi 290 de largo). En 2017 se inauguró una ampliación que permite transitar a embarcaciones aún más grandes.

El Centro de Visitantes de Miraflores tiene tres niveles con terrazas y galerías para observar los barcos, además del museo, y visitarlo tiene un costo de 20 dólares. Ahora bien, para los barcos, el costo es mucho más elevado: en promedio, cruzar el canal cuesta 54,000 dólares, pero les ahorra 16,000 kilómetros de viaje.

Dónde dormir: es buena idea hospedarse en el American Trade Hotel y aprovechar su ubicación para pasear por el Centro Histórico, que está muy bien mantenido y tiene mucha vida nocturna y restaurantes.

American Trade Hotel

Cortesía American Trade Hotel


Artículos Relacionados