Viajar a otro planeta: el salar de Uyuni

Destinos 12 febrero, 2021

El salar más grande del mundo está en Bolivia y visitarlo es lo más cercano a pisar la superficie de la Luna, ¿o de Marte?

Son 10,582 kilómetros cuadrados de desierto, 10,000 millones de toneladas de sal (y 21 millones de litio). Las cifras de Uyuni son difíciles de comprender cuando se ven por escrito, pero estando ahí, parado en ese gigantesco espejo de sal, uno siente como si hubiera viajado a otra dimensión. La gigantesca planicie de sal se extiende en el horizonte hasta que la mirada pierde toda perspectiva. Y si el viajero tiene suerte y ha llovido un poco, el suelo de sal se convierte en un espejo perfecto que refleja el cielo y convierte el paisaje en un sueño surrealista.

El origen del salar de Uyuni fueron dos lagos, el Minchín y el Tauca. Cuando ambos se secaron dieron origen a este paisaje que sin duda es uno de los más especiales del planeta. Y aunque parece una planicie interminable, y a primera vista uno podría pensar que está completamente deshabitado, el salar es hogar de flora y fauna muy particulares, como zorros, conejos y flamencos. De hecho, muchos dicen que la mejor época para visitarlo es el mes de noviembre, pues durante esta época distintas variedades de flamencos lo visitan con sus crías y el espectáculo de diferentes tonos de rosa y blanco es hermoso.

Al centro del salar se encuentra la isla Incahuasi, o la casa del Inca, donde muchos viajeros hacen una parada para acercarse al museo y conocer un poco sobre la historia del salar. Lo ideal es hacer la caminata por el sendero de la isla que lleva hasta el mirador y desde ahí, disfrutar de la vista panorámica que regala el punto más alto.

Dependiendo de los operadores o el hotel, los recorridos por el salar suelen incluir alguna comida, o incluso acampar ahí una noche. Muchos duermen en los hoteles que se encuentran en las orillas, pero también se puede hacer la excursión desde, por ejemplo, Atacama, en Chile, otro importante destino turístico de la región y que funciona muy bien como complemento a este paseo de otro mundo.

Getty Images


Artículos Relacionados