Playas en México

Tres playas en México que amamos

Destinos 20 julio, 2020

Para quienes están pensando en una escapada a la playa, seleccionamos estas tres que no tienen pierde, y todas están en México.

A la hora de imaginar una vacación perfecta, ¿no es inevitable la imagen de una playa, mucho sol y una cerveza bien fría? Nos dimos a la tarea de elegir tres de nuestras playas en México favoritas, para tus próximas vacaciones.

Puerto Escondido, Oaxaca

Carrizalillo

Esta playita está técnicamente en Puerto Escondido, pero al mismo tiempo se encuentra tan aislada geográficamente que se siente como un universo aparte. A la pequeña bahía hay que acceder desde la zona de Rinconada, cerca del centro de la ciudad, por unas escaleras larguísimas, y cuando decimos larguísimas, no exageramos. Quienes no tengan buena condición van a sufrir, sobre todo el regreso y los 100 escalones.

Ya abajo hay palapas para rentar y un par de restaurantes que ofrecen comida y bebida. La playa es muy estrecha y cerrada, lo que hace que la corriente sea extremadamente tranquila, así que cualquiera puede animarse y lanzarse al agua, niños incluidos.

Aquí se puede pasar todo el día tomando el sol y disfrutando el agua. Las comidas de las palapas son clásicas y sencillas, pero muy ricas y, desde luego, nunca falta la cerveza. Para el atardecer es buena idea subir de nuevo y acercarse a un hotelito que se encuentra a la izquierda de la bahía —Villas Carrizalillo— y que ofrece unas vistas superbonitas desde su terraza.

Carizalillo

Punta Pájaros

También en el Pacífico y muy cerca de Puerto Escondido, pero más al norte, se encuentra Punta Pájaros. Aquí abrió hace unos años el Hotel Escondido, y desde entonces, poco a poco, a su alrededor fueron apareciendo casas y desarrollos, todos independientes y muy pequeños, lo que ha hecho que el entorno no haya cambiado sustancialmente. Ésta es una playa virgen, de oleaje superintenso, donde solamente un verdadero valiente se metería a nadar, pero es también gracias a eso que quienes visitan la zona pueden disfrutar la tranquilidad absoluta de tener el mar para ellos solos.

El Hotel Escondido ofrece a los viajeros unas cabañas sencillas pero modernas y con toques de diseño. Todas tienen un pequeño patio exterior con alberca privada, una hamaca y un espacio ideal para pasarse la tarde leyendo. De hecho, éste es el tipo de hotel al que uno llega para quedarse.

En los alrededores, el proyecto de Casa Wabi es posiblemente el más famoso: un espacio dedicado a artistas contemporáneos que llegan acá a pasar temporadas y desarrollar sus obras. Aunque no está propiamente abierta al público, siempre hay alguna exposición o evento y vale mucho la pena asomarse. Ah, y una cosa más: para comer hay que ir a la playa Rocablanca y preguntar por la palapa de la señora Lulú, que ofrece los mariscos más frescos de la zona.

Riviera Nayarit, Nayarit

San Pancho

También en la costa Pacífico, pero mucho más al norte, se encuentra este pueblito que tiene ya desde hace muchos años fama por sus playas, pero también por el espíritu relajado de quienes llegan hasta él. San Pancho, como todo el mundo le llama cariñosamente a San Francisco, Nayarit, está lleno de entusiastas del yoga y las olas, así como de personas conectadas con las comunidades locales, que apoyan con educación y conciencia ambiental, que por aquí es fundamental, pues conservar la naturaleza es clave en el desarrollo de este destino.

Acá no han llegado los grandes resorts ni desarrollos hoteleros, pero hay muchos hotelitos independientes y cientos de opciones de renta. El mar tiene corrientes fuertes que son ideales para quienes quieren surfear, o por lo menos intentarlo. Y también hay muchas actividades deportivas que practicar al borde del agua.

San Pancho

Para la comida, El Gallo y Mar Plata son nuestros favoritos. El primero es ideal para un desayuno sin prisa, y ofrece sobre todo platos mexicanos. Para el plan nocturno, Mar Plata, que es ligeramente más elegante y formal, pero siempre con espíritu playero, es decir, las chanclas son bien recibidas. Su menú es de influencia europea y argentina, más bien sofisticado, pero no pretencioso y muy rico.

Travesías Media / Brian Harkin


Artículos Relacionados